Existen numerosas referencias al concepto de Empresa Familiar, y ello en muy distintos ámbitos. De allí la importancia, e incluso necesidad, de comprender a qué se está haciendo referencia cuando se habla de una Empresa Familiar, qué es y qué no, cuáles casos quedan incluidos en este concepto y cuáles no.

La principal dificultad de la cuestión reside en que no existen criterios tajantemente objetivos para determinar si una situación dada puede ser considerada o no comprendida en el concepto de Empresa Familiar.

Por ello, en este articulo nos limitaremos a mostrar algunos lineamientos que pueden servir como guía, en base a los cuales sea posible determinar si se está ante una Empresa Familiar o no.

Una empresa es una organización que conjugando capital y trabajo, desarrolla una actividad con la finalidad de obtener beneficios.

Una familia es un grupo de personas emparentadas entre sí, que se comprometen entre ellas para fomentar la felicidad y bienestar de sus miembros.

Una familia puede tener diferentes vinculaciones con relación a una empresa. Pueden estar vinculados desde la Propiedad, desde la Gestión y desde el Trabajo. Estas dimensiones pueden darse conjuntamente o en forma separada, pudiendo haber diferentes combinaciones. Así, un familiar puede ser solo empleado de una empresa, sin tener acceso a la propiedad ni influir en la gestión de la misma. Puede pasar a su vez que un familiar sea propietario de la empresa, pero no participar de su gestión ni trabajar en ella.

De entre la variedad de situaciones que pueden resultar de estos factores cabe preguntarse, ¿en qué casos estamos frente a una Empresa Familiar?

El Grupo Europeo de Empresas Familiares y la Family Business Network entienden que una empresa puede considerarse Empresa Familiar si:

  1. La mayoría de los votos son (directa o indirectamente) propiedad de la persona o personas de la familia que fundó o fundaron la compañía; o, son propiedad de la persona que tiene o ha adquirido el capital social de la empresa; o son propiedad de sus esposas, padres, hijo(s) o herederos directos del hijo(s).
  2. Al menos un representante de la familia o pariente participa en la gestión o gobierno de la compañía.

Como es de observar, en la definición expuesta hay dos elementos característicos, el primero es que la propiedad está en manos de la familia (sea por vía directa o indirecta), y el segundo es que algún miembro de la familia participa de la gestión o gobierno de la empresa (como puede ser formar parte del Consejo de Administración).

Se podría decir entonces que una Empresa Familiar es aquella organización de capital y trabajo cuya propiedad y gobierno están en manos de una familia.

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *